Oración a la Santa Muerte para una petición urgente

Oración a la Santa Muerte para una petición urgente

Todas las personas de este mundo poseen distintos problemas o inquietudes en torno a los favores que se le pueden solicitar a la Santa Muerte, en cómo solicitar los mismos y cuáles serían sus consecuencias, es por eso que se le recomienda rezar las siguientes oraciones a la Santa Muerte para una petición urgente.

Las mismas deben ser aplicadas y recitadas con la mayor prudencia posible.

 

Oh niña blanca, escucha mis plegarias,

vengo a ti con humildad

te pido de todo corazón,

me haga un gran favor

(Pedir con devoción el favor a conceder).

 

Te ruego humildemente

que me ayudes a solucionar

esta petición que te hago,

es para mi bienestar

y no permitas que las cosas salgan mal.

 

Invoco y conjuro a la Santa Muerte,

usa tu poder para poderlo lograr,

límpiame el camino de toda energía negativa,

de la envidia, la codicia que tienen otras personas hacia mí,

no me dejes solo, concédame su bondad.

 

Estoy arrepentido de los pecados cometidos,

ayúdame para que Dios me perdone,

yo creo en ti mi reina,

gran señora escucha mis súplicas,

tenga siempre presente mis ruegos.

 

Santa Muerte bendita,

bríndame tranquilidad,

concédeme tus bendiciones,

te pido que (pedir el favor nuevamente),

dame paz y tranquilidad,

calma mi alma que está sedienta de tu gloria.

 

Amén.

Segunda oración a la Santa Muerte para una petición urgente

Oración a la Santa Muerte para una petición urgente

Me arrodillo con lágrimas en los ojos. Les pido un gran servicio con todo mi corazón (se le debe pedir el favor). Te solicito que me mires con los ojos de piedad. Perdóname por mis errores y ayúdame a ser perdonado por Dios. Todopoderoso me cura de todas las enfermedades naturales y sobrenaturales, protégeme de los mentirosos, del traidor y las malas energías.

Dame tu justicia en todo momento y protégeme de aquellos que solo me desean daño y mal. Dame tus bendiciones, tus milagros y dame las bendiciones de tu poderosa mano derecha. No hay nada que no puedas quitar, todo lo que necesitas hacer lo otorga y será concedido.

Con todo mi corazón y alma, te pido que escuches esta oración y me des tu bondad beneficiada por el Dios Todopoderoso, amado por Jesús, fiel amigo del Espíritu Santo. Sé en mi corazón que nunca me abandonarás con todo mi amor, fe y dedicación. Te ofrezco esta vela y pondré mi oración en tu altar. Gracias por toda su amabilidad y protección.

Amén.

Tercera oración a la Santa Muerte para una petición urgente

Oración a la Santa Muerte para una petición urgente

Mi gloriosa Santa Muerte, agradezco todo lo que haces por mí, pero vengo a ti

hoy con una petición diferente, te pido desde el fondo de mi corazón que me

hagas un inmenso favor. Santísima Muerte, eres dueña de mi ser,

me arrodillo con lágrimas en los ojos ante ti, desde el fondo de mi corazón.

 

Oh, señora, te ruego humildemente, que me concedas tu ayuda en esta triste hora,

ayúdame a solucionar esta petición urgente que te hago, sólo lo pido para mi

bienestar, sé que no permitirás que las cosas salgan mal.

 

Por esta razón hoy te invoco, conjuro a la Santa Muerte, usa tu poder a través de mí,

para poder lograr lo que te pido, permíteme usarlo, oh, mi señora. limpia mi

camino de toda energía negativa que pueda haber, de la envidia, la

codicia, que puedan tener otras personas dirigidas a mí, no me dejes sólo te

ruego, concédeme esta vez tu bondad.

 

Vengo a ti con humildad arrepentido de mis pecados, te ruego me ayudes a que

Dios perdone mis errores, yo creo en ti mi reina, sé que escucharás todas mis

súplica gran señora, ten siempre presente mis ruegos. Arrodillado ante ti

estoy, bríndame la tranquilidad que busco, concédeme tu bendición.

 

Lléname de paz y tranquilidad, tranquiliza mi alma, sedienta de tu gloria

Sé dentro de mi corazón que jamás me abandonarás, mi amor, fe y devoción

están a tu servicio, te ofrezco esta vela y colocaré mi oración ante ti.

 

Finalmente sé muy bien que me escuchas, este favor será concedido en breve,

Y al mismo tiempo seré capaz de entender que siempre me estás protegiendo.

Aunque las cosas no se vean como esperaba, yo estaré eternamente agradecido,

porque estás escuchándome cada vez que te necesito.

 

Amén.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir