Oración a San Miguel Arcángel contra enemigos, males y peligros

Oración a san miguel arcángel contra enemigos, males y peligros

Miguel ("¿quién es como Dios?", hebreo: מִיכָאֵל (pronunciado [mixaˈʔel]), es un arcángel en el judaísmo, el cristianismo y el islam. Los católicos romanos, los ortodoxos orientales, los anglicanos y los luteranos se refieren a él como "San Miguel Arcángel" y también como "San Miguel". Los cristianos ortodoxos se refieren a él como "Arcángel Miguel Taxiarca" o simplemente "Arcángel Miguel".

Miguel es mencionado tres veces en el Libro de Daniel, pero sobre todo con el siguiente pasaje:

"En aquel tiempo se levantará Miguel, el gran príncipe que protege a tu pueblo. Habrá un tiempo de angustia como no ha sucedido desde el principio de las naciones hasta entonces... Pero en ese momento tu pueblo -todo aquel cuyo nombre se encuentra escrito en el libro- será liberado. Multitudes que duermen en el polvo de la tierra se despertarán: unos para la vida eterna, otros para la vergüenza y el desprecio eterno. Los sabios brillarán como el resplandor de los cielos, y los que conducen a muchos a la justicia, como las estrellas por los siglos de los siglos."

Daniel 12

San Miguel ruega por nosotros

Oración a san miguel arcángel contra enemigos, males y peligros

Versión abreviada de la oración:

San Miguel Arcángel,

defiéndenos en la batalla.

Sé nuestra defensa contra la maldad y las asechanzas del Diablo.

Que Dios lo reprenda, te lo pedimos humildemente,

y hazlo tú,

oh Príncipe de las huestes celestiales,

por el poder de Dios,

arroja al infierno a Satanás,

y a todos los espíritus malignos,

que merodean por el mundo

buscando la ruina de las almas. Amén.

Oración original a San Miguel

NOTA: La siguiente Oración a San Miguel es la versión original tal y como la escribió el Papa León XIII.   Está tomada de la Raccolta, duodécima edición, publicada por Burnes, Oates & Washbourne Ltd, editores de la Santa Sede, Londres, 1935. Fue publicada originalmente en la Raccolta romana del 23 de julio de 1898 y en un suplemento aprobado el 31 de julio de 1902:

Oh Glorioso Arcángel San Miguel, Príncipe de las huestes celestiales, sé nuestra defensa en la terrible guerra que llevamos a cabo contra los principados y las potencias, contra los gobernantes de este mundo de tinieblas y los espíritus del mal.

Ven en ayuda del hombre, a quien Dios creó inmortal, hecho a su imagen y semejanza, y redimido a gran precio de la tiranía del diablo. Libra hoy la batalla del Señor, junto con los santos ángeles, como ya has combatido al jefe de los ángeles soberbios, Lucifer, y a su hueste apóstata, que fueron impotentes para resistirte, ni hubo ya lugar para ellos en el cielo. Esa cruel, esa antigua serpiente, que se llama diablo o Satanás, que seduce al mundo entero, fue arrojada al abismo con sus ángeles.

He aquí que este enemigo primigenio y asesino de hombres se ha animado. Transformado en ángel de luz, vaga con toda la multitud de espíritus malvados, invadiendo la tierra para borrar el nombre de Dios y de su Cristo, para apoderarse, matar y arrojar a la perdición eterna a las almas destinadas a la corona de la gloria eterna. Este malvado dragón vierte, como un torrente impuro, el veneno de su malicia sobre los hombres; su mente depravada, su corazón corrupto, su espíritu de mentira, impiedad, blasfemia, su aliento pestilente de impureza y de todo vicio e iniquidad. Estos astutísimos enemigos han llenado y embriagado de hiel y amargura a la Iglesia, la Esposa del Cordero Inmaculado, y han puesto las manos impías en sus posesiones más sagradas. En el mismo Lugar Santo, donde se ha erigido la Sede del santísimo Pedro y la Cátedra de la Verdad para la luz del mundo, han levantado el trono de su abominable impiedad, con el inicuo designio de que cuando el Pastor haya sido golpeado, las ovejas se dispersen.

Levántate entonces, oh Príncipe invencible, trae ayuda contra los ataques de los espíritus perdidos al pueblo de Dios, y dale la victoria. Te veneran como su protector y patrón; en Ti se gloría la Santa Iglesia como su defensa contra el poder malicioso del infierno; a

A Ti ha confiado Dios las almas de los hombres para que se establezcan en la beatitud celestial. Oh, reza al Dios de la paz para que ponga a Satanás bajo nuestros pies, tan vencido que ya no pueda tener cautivos a los hombres y dañar a la Iglesia. Ofrece nuestras oraciones a la vista del Altísimo, para que concilien rápidamente las misericordias del Señor; y abatiendo al dragón, la antigua serpiente que es el diablo y Satanás, hazlo de nuevo cautivo en el abismo, para que no pueda seducir más a las naciones. Amén.

V. Contempla la Cruz del Señor; dispersaos, potencias hostiles.

R. Ha vencido el León de la tribu de Judá, la raíz de David.

V. Que tu misericordia sea con nosotros, Señor

R. Como hemos esperado en Ti.

V. Señor, escucha mi oración.

R. Y deja que mi clamor llegue a Ti

OREMOS

Dios, Padre de nuestro Señor Jesucristo, invocamos tu santo nombre, e imploramos humildemente tu clemencia, para que por la intercesión de María, siempre Virgen Inmaculada y Madre nuestra, y del glorioso Arcángel San Miguel, te dignes ayudarnos

contra Satanás y todos los demás espíritus inmundos, que vagan por el mundo para el perjuicio del género humano y la ruina de las almas.

Amén.

Papa León XIII, 1888

Raccolta 1933 (Indulgencia parcial)

Oración de ayuda contra los enemigos espirituales

Glorioso San Miguel, Príncipe de las huestes celestiales, que siempre está dispuesto a prestar ayuda al pueblo de Dios; que luchó con el dragón, la serpiente antigua, y lo expulsó del cielo, y ahora defiende valientemente a la Iglesia de Dios para que las puertas del infierno nunca prevalezcan contra ella, te ruego encarecidamente que me ayudes también a mí, en el doloroso y peligroso conflicto que sostengo contra el mismo formidable enemigo.

Acompáñame, oh poderoso Príncipe, para que pueda luchar valientemente y vencer a ese espíritu orgulloso, al que tú, por el Poder Divino, derrotaste gloriosamente, y al que nuestro poderoso Rey, Jesucristo, ha vencido completamente en nuestra naturaleza; así, habiendo triunfado sobre el enemigo de mi salvación, podré, contigo y con los santos ángeles, alabar la clemencia de Dios que, habiendo negado la misericordia a los ángeles rebeldes después de su caída, ha concedido el arrepentimiento y el perdón al hombre caído.

Amén.

Letanía de San Miguel Arcángel

Oración a san miguel arcángel contra enemigos, males y peligros

Señor, ten piedad de nosotros.

Cristo, ten piedad de nosotros.

Señor, ten piedad de nosotros.

Cristo, escúchanos.

Cristo, escúchanos bondadosamente.

Dios Padre del Cielo,

ten piedad de nosotros.

Dios Hijo, Redentor del mundo,

ten piedad de nosotros.

Dios Espíritu Santo,

ten piedad de nosotros.

Santa Trinidad, un solo Dios,

ten piedad de nosotros.

Santa María, Reina de los Ángeles, ruega por nosotros.

San Miguel Arcángel, ruega por nosotros.

Glorioso asistente de la Divinidad Trina,

*Ruega por nosotros se repite después de cada invocación

De pie a la derecha del Altar del Incienso,

Embajador del Paraíso,

Glorioso Príncipe de los ejércitos celestiales,

Líder de las huestes angélicas,

Guerrero que empujó a Satanás al infierno,

Defensor contra la maldad y las asechanzas del diablo,

Portaestandarte de los ejércitos de Dios,

Defensor de la gloria divina,

Primer defensor de la realeza de Cristo,

Fuerza de Dios,

Príncipe y guerrero invencible,

Ángel de la paz,

Guardián de la fe cristiana,

Guardián de la Legión de San Miguel,

Campeón del pueblo de Dios,

Campeón de la Legión de San Miguel,

Ángel guardián de la Eucaristía,

Defensor de la Iglesia,

Defensor de la Legión de San Miguel,

Protector del Soberano Pontífice,

Protector de la Legión de San Miguel,

Ángel de la Acción Católica,

Poderoso intercesor de los cristianos,

Valiente defensor de los que esperan en Dios,

Guardián de nuestras almas y cuerpos,

Sanador de los enfermos,

Ayuda a los que están en agonía,

Consolador de las almas del Purgatorio,

Mensajero de Dios para las almas de los justos,

Terror de los espíritus malignos,

Victorioso en la batalla contra el mal,

Guardián y Patrón de la Iglesia Universal

Cordero de Dios, que quita los pecados del mundo,

Perdónanos, Señor.

Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo,

Escúchanos, Señor.

Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo,

ten piedad de nosotros.

Ruega por nosotros, oh glorioso San Miguel,

para que seamos dignos de las promesas de Cristo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir