Oración al Espíritu Santo pidiendo ayuda

Oración al Espíritu Santo pidiendo ayuda

Muchas veces ha ocurrido que en la vida se presenta una situación complicada o muy difícil en la que se necesita ayuda de manera urgente, por lo que se considera que es oportuna una intervención divina. Mediante esta oración se le pide al Espíritu Santo por ayuda, para que interceda a Dios padre como figura celestial. Él como Espíritu de luz, es justo y su poder te ayudará en toda tu vida. Con la poderosa oración al Espíritu ese problema tendrá solución.

Es importante saber que el Espíritu Santo es la tercera persona de la Santísima Trinidad del cristianismo. Es distinto al Padre y del Hijo, quienes son la primera y segunda persona de la Santísima Trinidad. Ella tiene naturaleza y esencia divina especial y distinta a la de los primeros 2.

Oración poderosa al Espíritu por ayuda

Oración al Espíritu Santo pidiendo ayuda

Oh Dios intercede por nosotros a través,

de tu Espíritu Santo. Te clamo por ayuda.

Oro a ti como ser de luz y de misericordia,

y con toda fe, te pido que escuche mi

petición; que te suplico con toda

mi creencia.

Hacia ti como ayudador, como ser de divina

misericordia, ayúdame a sentir paz;

Por qué muchas circunstancias han llegado

a mi vida para maltratarme. Espíritu consolador

te pido poder para que me ayudes a través de

mi oración. Porque tu poder es grande;

y tu misericordia me impregna.

Oh ser de vida, te pido como ser consolador y

justiciero, intervén en esta circunstancia como

ayudador.

Porque en ti conseguimos nuestras

peticiones, porque eres ser que comprende y

siempre está con nosotros.

Oh ser de divina esperanza, clamó con

fuerza y con plena convicción de que en

este momento estás intercediendo, por mi

súplica y me consuelas.

La petición, que hago con toda convicción,

porque eres el ser de la trinidad. Y tú oirás mi

clamor. Tu bondad abraza mi corazón, mi

mente, alma y fuerza.

Te clamo como fuente inagotable, de

clemencia a tus siervos. Tú no menosprecias

las peticiones sinceras, menos la de los que

te creen.

Así como tú consuelas, a través de

respuestas; conforta mi alma y mi corazón.

Abraza de misericordia mi vida, rebosa

mi alma de tu clemencia, de tu paz

inagotable; tu eres el ser que puede

cambiar toda mi vida y todos mis problemas.

Porque tu gracia me persigue en gran

manera. Cambia de este estado en que me

encuentro. Dame fortaleza, así

cómo le diste a mi señor Jesús.

dios da a todos abundantemente

Clamo con voz en cuello, porque

necesito de tu ayuda urgente. Te pido

porque al necesitado, tú lo ayudas

en medio de sus vicisitudes.

Socórreme en medio de muchos problemas,

que enfrenta mi vida.

Oh Santo Padre, clamo con total esperanza,

fe, y confianza de que eres bueno en

gran manera.

 Mi corazón ruega fervientemente a través

de mis oraciones.

Te suplico, pido clemencia, y ruego con

total, fe, que calmes todos mis temores.

Ayuda a tu siervo, porque necesito de tu

poder y tu clemencia. Oh, ayúdame e

mi problema.

Constantemente, porque mis debilidades

sn grande y mis problemas fuertes; pero

tú eres más fuerte que todo problema,

tú no menosprecias el ruego

de los clamores sinceros.

Así que Dios me concederá todo lo que

anhela mi corazón, porque el mediador,

me ayuda. Ya que, tengo fe en el Señor.

Vuelvo a ti, oh espíritu de Dios y concede mi

petición, de antemano, te agradezco con todo

mi corazón, porque eres un Espíritu justo, en

gran manera. Y tu misericordia persigue a tu

siervo.

Te alabo, porque estoy convencido

de que mi petición tú la cumples, gracias

por tener compasión de este corazón

atribulado.

Alabanza recibe porque eres bueno;

y para siempre tu misericordia.

Amén.

Oración para pedir ayuda a Dios a través del Espíritu Santo en momentos difíciles

Baña mi ser con honestidad, que mi vida sea un resplandor de rectitud y de felicidad, acorde a los principios de tu amor y de tu gracia.

Querido señor mío, quédate en mi corazón, con una unión tan íntima a la verdad y a la entrega diaria hacia mis hermanos, que pueda servirles con agrado y pasión, como quiera que sea tu voluntad.

Que mis acciones sean fieles a mi esencia de integridad y que quienes entren en contacto conmigo puedan sentir en mí, tu presencia, para gloria tuya.

Hermoso padre, estoy dispuesto a recibir tu ayuda para librarme de los defectos de mi carácter, de los cuales ahora me doy cuenta, son un obstáculo en el camino de mi salvación.

Ayúdame a ser una persona honesta conmigo misma y a actuar con serenidad y con justicia en todas las decisiones que tomé en mi vida.

Que mis pensamientos guarden coherencia con mi sentir y que tú estés en medio de ellos. Ayúdame a irradiar la luz que proviene de tu santo espíritu, aléjame de la corrupción, de la envidia, de la rivalidad, del rencor y de la ira.

Señor, en estos momentos de angustia, quiero que seas tú el que actúe en mi vida, y soluciones estos problemas que no he podido resolver:

(En este momento le cuentas al Señor tu problema o conflicto y pide de su ayuda)

Escucha mi oración, oh Señor Jesús, porque en mis fuerzas no está poder resolver mis conflictos, en cambio cuando eres tú el que actúa en mi vida, todo sale mucho mejor.

Señor, sé que en ocasiones me angustio porque en el mundo a diario hay violencia, inseguridad, y otras duras situaciones que me hacen temer, que me llenan de desesperanza, tristeza y angustia, pero hoy sé que cuando estás a mi lado, la vida cambia, pues contigo puedo tener tranquilidad, sensatez, paciencia y caridad, frente a las cosas que no puedo cambiar.

Ayúdame a perdonar y a olvidar las ofensas que me hacen y a alcanzar la armonía, la fe y la paz que sobrepasa todo entendimiento.

De igual manera, te ruego que llenes de amor el corazón de mis hermanos y me puedan perdonar por mis ofensas, las que hago consciente o inconscientemente, pero que en alguna medida lastiman su ser.

Perdóname tú también por mis pecados y permíteme escuchar tu voz, para hacer lo correcto, para salir de mi egoísmo y donarme a los demás constantemente y sin reproches, porque sé que eso me llenará de verdadera felicidad.

Padre eterno, guía mis acciones y mis palabras, para que mi vida sea de tu agrado y sea para ti, un sembrador de esperanza, sinceridad y alegría.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir