Oración al Espíritu Santo pidiendo ayuda

Oración al Espíritu Santo pidiendo ayuda

La oración milagrosa al Espíritu Santo sirve para pedir por un caso complicado y a veces imposible. Se realiza esta oración al Espíritu Santo para que sea el mayor refuerzo.

Para que las peticiones y oraciones resulten, se tiene que hacer con fe y devoción al Espíritu Santo y que este dará la fortaleza que se necesita para hacerle frente a todas las adversidades que se presenten.

Oh Dios intercede por nosotros a través,

de tu Espíritu Santo. Te clamo por ayuda.

Oro a ti como ser de luz y de misericordia,

y con toda fe, te pido que escuche mi

petición; que te suplico con toda

mi creencia.

Hacia ti como ayudador, como ser de divina

misericordia, ayúdame a sentir paz;

Por qué muchas circunstancias han llegado

a mi vida a maltratarme. Espíritu consolador

te pido poder para que me ayudes a través de

mi oración. Porque tu poder es grande;

y tu misericordia me impregna.

Oh ser de vida, te pido como ser consolador y

justiciero, intervén en esta circunstancia como

ayudador

Porque en ti conseguimos nuestras

peticiones, porque eres ser que comprende y

siempre está con nosotros.

Oh ser de divina esperanza, clamo con

fuerza y con plena convicción de que en

este momento estás intercediendo, por mi

súplica y me consuelas.

La petición, que hago con toda convicción,

porque eres el ser de la trinidad. Y tú oirás mi

clamor. Tu bondad abraza mi corazón, mi

mente, alma y fuerza.

Te clamo como fuente inagotable, de

clemencia a tus siervos. Tú no menosprecias

las peticiones sinceras, menos la de los que

te creen.

Así como tú consuelas, a través de

respuestas; conforta mi alma y mi corazón.

Abraza de misericordia mi vida, rebosa

mi alma de tu clemencia, de tu paz

inagotable; tu eres el ser que puede

cambiar toda mi vida y todos mis problemas.

Porque tu gracia me persigue en gran

manera. Cambia de este estado en que me

encuentro. Dame fortaleza, así

como le diste a mi señor Jesús

Clamo con voz en cuello, porque

necesito de ti ayuda urgente. Te pido

porque al necesitado, tú lo ayudas

en medio de sus vicisitudes.

Socórreme en medio de muchos problemas,

que enfrenta mi vida.

Oh Santo Padre, clamo con total esperanza,

fe, y confianza de que eres bueno en

gran manera.

Mi corazón ruega fervientemente a través

de mis oraciones.

Te suplico, pido clemencia, y ruego con

total, fe, que calmes todos mis temores.

Ayuda a tu siervo, porque necesito de tu

poder y tu clemencia. Oh, ayúdame en

mi problema.

Constantemente, porque mis debilidades

son grande y mis problemas fuertes; pero

tú eres más fuerte que todo problema,

tú no menosprecias el ruego

de los clamores sinceros.

Así que Dios me concederá todo lo que

anhela mi corazón, porque el mediador,

me ayuda. Ya que, tengo fe en el Señor.

Vuelvo a ti, oh espíritu de Dios y concede mi

petición, de antemano, te agradezco con todo

mi corazón, porque eres un Espíritu justo, en

gran manera. Y tu misericordia persigue a tu

siervo.

Te alabo, porque estoy convencido

de que mi petición tú la cumples, gracias

por tener compasión de este corazón

atribulado.

Alabanza recibe porque eres bueno;

y para siempre tu misericordia.

Amén.

Oración al Espíritu Santo para peticiones difíciles e imposibles

Oración al Espíritu Santo pidiendo ayuda

Santo Espíritu, divino Espíritu,

el día de hoy, vengo a tus brazos por tu socorro,

para que me ayudes en las difíciles circunstancias en las que me encuentro,

que para mí se vuelven imposibles de realizar,

deposito toda mi fe y esperanza en ti,

y confío rectamente en que escucharás mis súplicas,

y me darás pronta solución a mis problemas,

te lo pido, dame la bendición para lograr lo que necesito:

(Menciona lo que quieres conseguir).

Santo Espíritu, te amo y te bendigo,

infinito consuelo de Dios y Jesús,

repleto de virtudes y dones,

sáname en estas complicadas situaciones,

ilumina y traza un camino en mi vida,

bendíceme hoy, mañana y siempre,

y yo te glorificaré y te agradeceré eternamente.

Ven a nosotros, Santo Espíritu, rodéate de nuestra gente,

sé su luz, su fortaleza, su consuelo,

su defensa impenetrable, protégelos,

llena sus corazones de regocijo,

y calcina los malos sentimientos de su corazón,

para que sólo habiten las llamas de tu amor,

tu pasión y tu poder de sanación.

Dame la ayuda que necesito,

bríndame tu mano milagrosa,

y así podré alcanzar lo que me proponga,

porque tú y el Señor todopoderoso son uno.

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

Amén.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir