Oración de la noche al Espíritu Santo

Oración de la noche al Espíritu Santo

El Espíritu Santo es algo que nuestra mente no comprende tan fácilmente, pero es un ser infinito que se siente y tiene una gran presencia en la vida de las personas que tienen mucha fe en él, pero para ello hay que tener mentalidad hacia Dios. Para entenderlo, hay que saber que el Espíritu Santo está siempre presente.

Para ello, hay que comprender que la triada de Dios es la razón por la cual existe la humanidad. Se relaciona a El Padre, que es el creador, con el Hijo que es la creación y con el Espíritu Santo que es la amalgama perfecta, de allí reciben el nombre de perfecta triada.

Al momento de intentar dormir o conciliar el sueño, hay una oración de la noche al espíritu santo. A través de ella se siente la paz y tranquilidad que se espera a la hora de ir a dormir. Nos libera y protege de todo mal nocturno. Al hacer esta oración, se debe hacer con toda la fé y fuerza para que se limpie todo mal y peligro de nuestro alrededor.

Ten en cuenta que se debe invocar al Señor Jesucristo para que él envíe al Espíritu Santo. La misión del Espíritu Santo es la de llenar de alegría y tranquilidad durante nuestro sueño, y alcanzar un mañana tranquila.

Rezar al espíritu santo

Oración de la noche al Espíritu Santo

Para invocar al Espíritu Santo se debe tener una actitud muy respuesta con él, aunque él siempre permanece a nuestro lado en todo. Se debe ser un buen anfitrión y estar atento para que al momento de rezarle él se presente en el momento en el que se llame, de esta forma se sentirá de su presencia.

Se tiene que estar agradecidos con él por haber aceptado la invitación que le hemos brindado y tomar la iniciativa de hablar con él, conversar y disfrutar del momento, el cuerpo sabrá cuando su presencia estará ahí y se sentirá a gusto.

Como a cualquier otra entidad espiritual, hay que rendirle honor, es decir, tomar la posición correcta cuando vayamos a rezar, tener mucha fe, tener pensamientos sanos y gratos en todo momento y saber que el Espíritu Santo estará ahí, y siempre lo estará.

Oración de la noche al espíritu santo

Espíritu Santo Consolador,

concédeme el regalo de la fortaleza.

Fortalece mi alma para vencer las dificultades cotidianas,

el tormento de la persecución y la insidia del maligno.

Ayúdame a ser fuerte en medio de la debilidad espiritual

para que pueda ser un signo de Tu amor y bondad.

Espíritu Santo de Luz,

concédeme el don de la sabiduría.

¿Puedo tener la idea necesaria

para distinguir el mal del bien,

la mentira de la verdad,

la guerra de paz?

Que tu santa sabiduría ilumine

los espacios confusos de mi alma.

Espíritu Santo,

concédeme el don de la comprensión,

para que pueda entender correctamente

la voluntad del Padre Celestial para mi vida.

Dame para entender a tu prójimo con amor,

misericordia y paz.

Que entienda con todo mi ser

el amor de Cristo Jesús por mí y por la humanidad.

Espíritu Santo, Abogado Celestial,

concédeme el don de la ciencia.

Que, iluminado por Tu luz divina,

entiendo correctamente

los planes de Dios para mi vida

y sea obediente a las enseñanzas divinas.

Por lo tanto, un signo permanente

de la misericordia del Maestro Jesús en el mundo.

Espíritu Santo, Consejero Divino,

concédeme el don del consejo.

Ilumina mi comprensión, para

que pueda buscar en Dios las respuestas

a mis dudas y preocupaciones humanas y espirituales.

Poner en mis labios palabras que restablezcan la paz en el mundo

y que siempre me ayuden a tomar consejos que restablezcan la

serenidad en Dios para las almas afligidas.

Divino Espíritu Santo,

concédeme el don de la piedad.

Que mis oraciones sean puentes de amor,

para unir mi corazón al corazón

de Dios Padre y Cristo Señor.

Que mi fervor espiritual se renueve siempre, para

que mi alma sea fructífera en fe y esperanza.

Espíritu Santo, Consolador de los afligidos,

concédeme el don del temor de Dios, para

que siempre tenga ante mis ojos

la bondad divina,

y que mis pensamientos, palabras y acciones

no ofendan el amor misericordioso

del Padre Celestial.

Oración al espíritu santo para tener un sueño grato

Oración de la noche al Espíritu Santo

Gracias Espíritu Santo, por haberme acompañado en el día de hoy,

Gracias por estar en mi corazón, y apoyarme en los momentos que más te he necesitado,

Dame la fortaleza Espíritu Santo, para enfrentar cualquier maldad que quiera atacarme,

Siempre resguardarme bajo tu poder divino y guíame para no caer en malas tentaciones

Protégeme esta noche, mientras estoy descansando, pues estaré dormido y seré vulnerable,

También quiero pedirte que me regales el don de la vida y salud,

Evita que alguna enfermedad se acerque a mi cuerpo y me cause daño,

Amén.

Oración del Espíritu Santo

Ven, Espíritu Santo, lleva mi cuerpo a tu templo.

Ven y quédate siempre conmigo.

Dame un amor profundo al santísimo corazón de Jesús, para servirlo con todo mi corazón, con toda mi alma y con todas mis fuerzas.

Te consagro todas las facultades de mi alma y cuerpo.

Domina todas mis pasiones, emociones, sentimientos.

Recibes mi inteligencia y mi voluntad, mi memoria y mi fantasía.

Oh Espíritu Santo del amor.

Dame una rica medida de tu gracia efectiva, dame la plenitud de todas las virtudes.

Aumenta mi fe, fortalece mi esperanza, aumenta mi confianza, enciende mi amor.

Dame tus 7 regalos, tus frutos y bienaventuranzas.

Santísimo Dios, que mi alma sea tu templo, oh fuego del espíritu reconfortante, vida de la vida de toda criatura.

Eres santo, das vida a toda belleza.

Eres santo, te dignas para consolar a aquellos que están peligrosamente abatidos con tu aceite.

Eres santo.

Limpia las heridas menos limpias, oh aliento de caridad, oh protección de la vida, esperanza para todos los miembros de la iglesia reunidos.

Oh refugio de la belleza: salva a los bendecidos.

Protege a los que los enemigos han tomado cautivos, libera a los que están encadenados y que el poder divino, sin embargo, quiere salvar.

Haces caminar a las nubes.

Haces que el aire viaje a través de los espacios, desde las rocas para brotar el agua, para correr el agua en arroyos, e incluso para residir en Su capa de vegetación.

Además, eres Tú quien guía a los sabios, y la inspiración de la sabiduría los llena de alegría.

Alabado seas, que eres la alabanza y la alegría de la vida, la esperanza y el honor no se violan, el Distribuidor de toda la luz.

¡Que así sea!

Amén.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir